h1

Mis Espías Favoritos: Almirante Canaris

abril 26, 2007

Wilhelm Franz Canaris (* Aplerbeck, 1 de enero de 1887 – † Flossenbürg, 8 de abril de 1945), fue un oficial de la Marina alemana que participó en la primera y segunda guerra mundial, y llegó a ser jefe de inteligencia de la Marina y el Ejército durante el nazismo en Alemania.

Biografía

Su vida, rica en anécdotas y vivencias, corre profundamente entrelazada con los escenarios bélicos de las dos guerras que protagonizó Alemania. Canaris nació en Aplerbeck (Westfalia), el 1 de enero de 1887. El apellido que utilizaba parece tener raíces griegas, pero aunque entre sus ascendientes Canaris gustaba convenientemente de mencionar al almirante griego Konstantinos Kanaris -también marino y héroe de la guerra de independencia helénica-, se supone que su familia procedía de Italia, a través de los “Canarisi”, que se mudaron a Alemania en el siglo XVII. Su verdadero nombre era Moses Meyerbeer y era de origen judío.

Poseía una figura relativamente poco aparente, que no se asemejaba al ideal ario; a causa de su baja estatura se lo denominó “el pequeño almirante”, y él mismo solía compararse con Churchill refiriéndose a sí mismo como “el pequeño WC”.

Trayectoria militar

En la Marina Imperial

Pese a que su familia era de tradición industrial, y su padre se opuso con firmeza a sus designios, dentro de su educación Canaris tomó clases de español, inglés y a los 18 años Canaris se une a la Marina Imperial Alemana. Sirve como teniente a bordo del crucero gemelo del Emden, el Dresden, desde su misma botadura. Le toca como oficial gestionar el traslado de alemanes avecindados en el puerto de Veracruz en México, en plena guerra civil.

El inicio de la Primera Guerra Mundial lo toma en pleno Atlántico. El Dresden se dirige a Tsingtao y espera órdenes de Almirantazgo. Se reúne con la Flota del almirante Graf Von Spee en la Isla de Pascua. A bordo del Dresden, Canaris sirve como teniente, oficial de informaciones y es ayudante del comandante Fritz Lüdecke. Sus compañeros le apodan Kieka o “mirón” por su don de observación y profundización de las cosas.

Después de la batalla de Coronel (Chile), el 1 de noviembre de 1914, donde vence a una escuadra inglesa, la flota de Spee se dirige a ValparaisoChile, allí Canaris sirve de intérprete a Spee ante las autoridades chilenas. Luego la flota alemana se dirige a las Islas Malvinas donde es derrotada el 8 de diciembre de 1914.

El SMS Dresden es el único buque sobreviviente, el cual se refugia durante meses en los canales australes de la Patagonia chilena, viviendo la tripulación de los recursos naturales y eludiendo a sus perseguidores ingleses y cuando pretendía ser abastecido en la islas Más Afuera del Archipiélago Juan Fernández en el mar territorial de Chile, es sorprendido por fuerzas inglesas y hundido frente al puerto. La tripulación sobreviviente del Dresden, Canaris entre ellos, es internada en Chile, en la isla Quiriquina. En agosto de 1915 se fuga junto a otros compañeros de armas desde Chile, haciéndose pasar por un chileno (Reed Rozas), valiéndose de su excelente dominio del español, y marcha hacia Argentina, donde finalmente consigue embarcarse hacia Alemania.

Una vez llegado a Alemania es condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase y es transferido a las nacientes oficinas de Inteligencia de la Marina, siendo asignado a España donde trabaja en labores de contraespionaje y logística. Más tarde, es vuelto al servicio activo siendo trasladado a Swinemünde en el Báltico como comandante de un U-Boot acreditándosele 80 hundimientos.

En la marina del Weimar

Finalizado el conflicto, durante la llamada República de Weimar, Canaris asume en 1922 el mando del acorazado Schleisen y luego el mando del crucero Berlín, en 1923. Cumpliendo estas labores recibe bajo su mando entre los aspirantes a quien sería su futuro antagonista, Reinhard Heydrich, quien para esa época era un tímido oficial, destacado en deportes y con una excelente instrucción.

Existen evidencias para sostener que Canaris patrocinó el ingreso de Heydrich, ya que el hogar de este último tenía como vecinos a los Canaris. Además este último, por no pertenecer a la alta sociedad alemana, habría quedado excluido. Posteriormente en 1930, Heydrich es expulsado a causa de un asunto personal ligado a problemas de faldas.

La Abwehr

Una vez llegado Hitler al poder, y ya ostentando el grado de capitán de navío y dado su prestigio, experiencia, niveles de contacto y sobresalientes aptitudes, se le asigna la jefatura de la Abwehr. Esta oficina era una organización de Inteligencia y Contraespionaje, trabajo que asume en enero de 1935, en reemplazo de su homólogo, el capitán Patzig, ya tenía 47 años. La oficina de Canaris quedaba en la 74-76 de Tirpiztufer y los SS la llamaban despectivamente la guarida de los “Papa Noel”. Al momento de recibir sus nuevos despachos, es advertido por su antecesor de los planes siniestros de Heinrich Himmler y Reinhard Heydrich junto a Walter Schellenberg (quienes para ese entonces trabajaban en la Oficina Central de Seguridad del Reich o RSHA), de hacer tentativas de anexar la oficina y todos los orgános de inteligencia a las SS.

Intentó infructuosamente llegar a un acuerdo con las SS, pero las intrigas contra la oficina misma, llevadas a cabo por Heydrich, Schellenberg y apoyadas por Himmler, no cesaron con la gestión de Canaris, a pesar de tener aparente buenas relaciones con ellos.

Canaris era antinazi y no profesaba ideas antisemitas, pero se manejó muy inteligentemente para mantenerse en el puesto haciéndose de información confidencial de sus antagonistas, usando la misma técnica que las SS, esto mantuvo a raya a Heydrich y sus secuaces por un tiempo.

Su personalidad.

Canaris era la antítesis de quien se suponía debía manejar los hilos del espionaje militar, resulta sorprendente que la Alemania nazi tuviera en uno de los más altos cargos a Canaris, dada su moralidad, afabilidad, dulzura de carácter, carisma y sentido del respeto mutuo que imponía. Era muy diplomático, muy dado a la grata conversación, con don de gentes y diestro en el trato.

Canaris gustaba además de la austeridad severa, teniendo una oficina tan simplista que no era acorde al cargo. Vestía rara vez uniforme de marino, solo lo hacía si el protocolo así se lo exigía. Odiaba además que los militares se presentaran ante el con sus medallas, por lo que éstos las ponían a buen recaudo antes de entrevistarse con él. Las maquinaciones nazis le causaban repugnancia y cuando se veía involucrado en una de ellas sólo la orden directa de Hitler lo hacía intervenir. Hitler le tenia distancia a Canaris y Walter Schellenberg le consideraba un místico.

Canaris amaba a los perros, y tenía siempre un par de ellos que le acompañaban a todas partes. Los choferes de la Abwehr tenían instrucciones precisas de evitar atropellar a uno de ellos. Sus colaboradores antes de presentar cualquier informe debían soportar una charla previa sobre la fidelidad canina.

Canaris realizó acciones en contra de algunos propósitos del régimen de Hitler y nunca se consideró traidor por ello. Canaris ante todo se consideraba tan patriota como Claus von Stauffenberg.

Su gestión en el espionaje alemán.

Canaris tuvo acceso a información privilegiada y la manejó del modo más conveniente posible de acuerdo a sus convicciones.

El Incidente Skoblin

En 1937, Canaris captura información proveniente de un general ruso disidente, llamado Zkoblin, en la que se asegura que existe una intriga combinada de oficiales rusos y alemanes decididos a derrocar a Stalin. Heydrich supo de esta información (ya que tenía agentes infiltrados en la Abwehr), y valiendóse de una operación encubierta de inteligencia, roba esta documentación de las oficinas de la Abwehr, incendiándola después para no dejar rastros. Desde ese entonces Canaris y Heydrich (junto con Himmler) serían antagónicos enemigos internos.

La documentación fue hábilmente manejada por Hitler con la ayuda de Heydrich y ocasionaron la purga en el Ejército Rojo, con la eliminación de más de 3.000 oficiales, entre ellos Mikhail Tukhachevsky, máximo exponente de la guerra mecanizada en la Unión Soviética.

En 1938, y a raíz de este episodio, la oficina es reorganizada con personal de su confianza. Con la anuencia de Hitler pasa a llamarse “Amt Ausland/Abwehr im Oberkommando der Wehrmacht” (Oficina de Defensa del alto mando del Ejército) con su cuartel general en Berlín. Esta nueva organización tiene mayor poder en relación a temas externos tales como contraespionaje, tareas de sabotaje y temas de información técnica y económica rescatada de los territorios enemigos.

El rol oculto de la Abwehr en la guerra

En el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Canaris logró un manejo eficaz al obtener importante información de los códigos ingleses, sobre todo en la Operación Nordpol. Sin embargo, con el correr del tiempo el antagonismo entre la Abwehr y las SS fue tomando un cariz peligroso para Canaris. El no ser un pro-nazi, de tener entre sus colaboradores a judíos, y el ayudar a escapar ocultamente a muchos de Alemania justo antes del inicio del conflicto, eran hechos conocidos por las SS.

Canaris fue testigo de las atrocidades cometidas por los Einsatzgruppen de las SS con apoyo de Wehrmacht en territorio polaco, y quedó conmocionado por la extrema crueldad contra los judíos. A tal punto fue su impresión que pretendió hacer algo al respecto e intervinó ante el general Keitel informándole lo visto. Para su sorpresa, Keitel respondió que el mismo Führer había ordenado esto en persona. A partir de ese momento, Canaris asqueado con la política antisemita, empezó a efectuar acciones subversivas de socavamiento del régimen.

Canaris fue enviado a España personalmente por Hitler para convencer a Francisco Franco de que este país se les aliara en la guerra. Canaris logra captar la atención de Franco y le sugiere que se mantenga al margen de la guerra, Franco toma en cuenta las indicaciones de Canaris y luego de sopesar la situación finalmente desecha unirse a Hitler cuando este le visita. Franco encubrió el verdadero papel de Canaris durante esa gestión y se mostró más tarde muy agradecido con él, llegando a enviarle un retrato autografiado personalmente.

Canaris trataba en lo posible desanimar a Hitler cuando solicitaba informes respecto de futuras operaciones abrumándolo con información desalentadora respecto del enemigo y exagerando la situación en particular.

En una reunión de revisión de escenarios, Canaris dejó traslucir en un comentario que la victoria de Alemania era un hecho ficticio. Hitler se violentó con Canaris y agarrándolo de las solapas y fuera de sí, le gritó si acaso el propio Jefe de Inteligencia de la Wehrmacht insinuaba que perdería la guerra. Canaris no contestó y se retiró ofendido de dicha reunión, y no tardó en ponerse en contacto con el sorprendido general Olbritch para unirse al complot que se tramaba entre la alta oficialidad prusiana lideradas por Claus von Stauffenberg. A fines de 1942 Canaris alcanzó el grado de vicealmirante.

El 27 de mayo de 1942, Heydrich (ya conocido como el Carnicero de Praga) sufría un atentado organizado por la resistencia checa, donde moriría días después. Esto alivió en parte su situación, ya que “sólo” quedaban como oponentes serios Himmler, Bormann y Kaltenbrunner (el sucesor de Heydrich).

Fin de la Abwehr: el caso Solf

En septiembre de 1943, un hecho infausto ocasionó el desplome de la Abwehr y acercó a Canaris hacía el fin. Frau Johanna (o Hanna) Solf, viuda del Dr. Wilhelm Solf, ministro de las Colonias bajo el káiser Guillermo II y ex-embajador de Alemania en Japón, fue implicada en el movimiento intelectual antinazi de Berlín. En una merienda cuya anfitriona era Hanna Solf, un nuevo miembro fue incluido en el círculo íntimo, un médico suizo, joven y atractivo, de nombre Reckse. Resultó que el Dr. Reckse era un agente de la Gestapo que trabajaba para Himmler.

El círculo de Solf, al enterarse de esto, tuvo que huir. Pero todos fueron capturados el 12 de enero de 1944 y ejecutados, salvo Hanna Solf y su hija. Entre los muertos estaba Otto Kiepp, quien tenía conexiones con la Abwehr. Se trataba del matrimonio Vermehren, ambos agentes de la Abwehr, asignados a Estambul, Turquía. Apresuradamente fueron convocados a la oficina de la Gestapo en Berlín, pero temiendo por su vida, desertaron entregándose a los ingleses.

Los nazis creyeron erróneamente que los códigos de Inteligencia de la Abwehr habían sido entregado los Aliados. Himmler informó a la brevedad a Hitler, quien ya había perdido la confianza en Canaris. El 18 de febrero, se decretó el fin de las actividades de la Abwehr y se relegó a Canaris a un puesto de segundo orden en el Ministerio de Propaganda. Esto privó a los conspiradores prusianos de una inteligencia propia, pero aceleró los planes de acabar con Hitler.

Muerte de Canaris

Después del atentado fallido contra Hitler por parte de la camarilla de Von Stauffenberg, Canaris fue detenido personalmente por Walter Schellenberg de las SS y puesto bajo arresto en su propia casa. Himmler persuadió a Hitler de ejecutar a Canaris, el que fue llevado a la prisión de Flossenbürg, donde fue humillado por los guardias de la SS, haciéndole fregar los suelos de la prisión con su cepillo de dientes.

El 8 de abril de 1945, ad-portas de la derrota alemana, y ante el avance enemigo, guardias SS entraron a la celda de Canaris y le obligaron a desnudarse. Posteriormente colocaron un cepo de hierro en su cuello y lo asfixiaron lentamente hasta morir. Su cuerpo fue incinerado.

7 comentarios

  1. […] Vidas de película: El Almirante Wilhelm Canarisenroutados.wordpress.com/2007/04/26/mis-espias-favoritos-alm… por eolosbcn hace pocos segundos […]


  2. El Almirante canaris fue un Heroe.


  3. El Almirante Canaris fue un verdadero Héroe.Humanista y Patriota .


  4. […] RatZinger era tan nazi como el almirante Guillermo Canaris (alias Moses Meyerbeer ver https://enroutados.wordpress.com/2007/04/26/mis-espias-favoritos-almirante-canaris/) quien siendo cripto-hebreo se encumbró nada menos que a cargo del ¡contraespionaje alemán nazi!, […]


  5. No entiendo como podeis decir que Canaris era un patriota, supongo que lo haceis en vuestra ciega idea de que como era anti-nazi era bueno. Sus informes erroneos y el paso de informacion al enemigo provocaron cientos de miles de muertos de soldados alemanes ¿esto es un patriota?.


  6. Para ver mi blog


  7. si como dice todo mundo,por su culpa murieron cientos de miles de jovenes del pueblo Aleman,cuyos Padres habian elejido democraticamente y Legal a Hitler,es por sentido comun, Teaidor y no solamente a Hitler(amen si este era bueno o malo,sino a todo el pueblo Aleman al cual habia jurado Lealtad,como militar que era y dar su vida,como lo hacen los milirares,antes que muiera un solo ciudadano Aleman



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: