h1

Ricardo Corazón De Leon Vs Felipe II Augusto

abril 4, 2007

Una cuestión de rivalidades

En 1181, el conflicto con los barones dirigido por el conde de Flandes, (Felipe de Alsacia), se reavivó. Felipe Augusto consiguió paralizar las pretensiones de éste último rompiendo las alianzas con el duque de Brabante y el arzobispo de Cologne. En julio de 1185 el tratado de Boves confirmó al rey la posesión del Vermandois, de Artois y de Amiénois.

Los Plantagenet eran otra de las mayores preocupaciones de Felipe Augusto. Las posesiones de Enrique II de Inglaterra y duque de Anjou, comprendían Normandía, Vexin y Bretaña. Tras dos años de combates (11861188), la situación no terminaba de definirse. Felipe II intentó aprovecharse de la rivalidad existente entre los dos hijos del rey de Inglaterra: Ricardo Corazón de León con el que se había aliado, y Juan sin Tierra. Finalmente se negoció una paz de statu quo cuando el Papa Gregorio VIII llamó a las cruzadas tras la toma de Jerusalén por parte de Saladino en 1187. La muerte de Enrique II en julio de 1189 cerró este episodio. La partida hacia Tierra Santa era motivo prioritario.

La Cruzada Con Ricardo 

Una corta cruzada

Felipe Augusto y Ricardo partieron juntos para la tercera cruzada que movilizó a la mayor parte de los barones de Francia. Felipe desde Génova y Ricardo desde Marsella, embarcaron cuando finalizaba el verano de 1190, pero fueron sorprendidos por las tempestades invernales del Mediterráneo y tuvieron que detenerse, durante varios meses, en Mesina, Sicilia. Allí, la rivalidad latente entre ambos reyes se hizo patente con motivo de los proyectos matrimoniales de Ricardo que rompió su promesa de matrimonio con Alix (hermanastra de Felipe) para comprometerse con Berenguela de Navarra. Felipe Augusto abandonó Mesina en cuanto pudo, el 30 de marzo de 1191.

Felipe Augusto llegó a Acre el 20 de abril de 1191 y participó en el asedio de la ciudad que se hallaba controlada por los musulmanes. Ricardo llegó en junio tras pasar por Chipre; el refuerzo inglés fue bien recibido pero las querellas entre ambos reyes surgieron de inmediato. Para agravar la situación, ambos se vieron afectados por la alopecia: atacados por altísimas fiebres perdieron los cabellos y las uñas. Felipe Augusto, perdió también la visión de uno de sus ojos. A pesar de todo ello las operaciones militares avanzaron: los franceses consiguieron atravesar, por primera vez, los muros de Acre el 3 de julio, pero sin éxito alguno; después fracasaron también los ingleses. Debilitados, los asediados capitularon el 12 de julio de 1191.

La cruzada acababa de empezar, pero Felipe decidió abandonar. La muerte del conde de Flandes, el 1 de juniodel 1191 tras del asedio, (que Felipe acababa de conocer), fue el motivo principal de su marcha ya que, la misma, reabrió el problema de la sucesión flamenca. En el camino de vuelta, Felipe se detuvo en Roma donde el Papa le autorizó a dejar la cruzada. El rey entró en París el 27 de diciembre de 1191.

La lucha contra Ricardo Corazón de León

Ricardo Corazón de León continuó la cruzada tras la marcha de Felipe Augusto; conquistó los principales puertos palestinos llegando hasta Jaffa, y restableció el reino latino de Jerusalén, aunque la ciudad, propiamente dicha, no pudo ocuparla. Negoció, por último, una tregua de cinco años con Saladino y reembarcó en el mes de octubre de 1192. Las tempestades invernales volvieron a sorprenderle y tuvo que refugiarse en Corfú donde fue capturado por el duque de Austria Leopoldo, que le puso en manos de su enemigo, el emperador alemán Enrique VI.

Felipe Augusto aprovechó la ocasión para negociar con Juan sin Tierra, el hermano menor de Ricardo que no creía que éste regresara. Esperando recuperar la corona inglesa gracias al apoyo de Felipe Augusto, le rindió vasallaje en 1193. Después, tras el ataque de Felipe Augusto a las posesiones de los Plantagenet, Juan sin Tierra cedió al rey de Francia el Este de Normandía (salvo Ruán), Vaudreuil, Vernuil y Évreux por medio de un acuerdo firmado en enero de 1194.

Ricardo fue finalmente liberado en 1194 y su respuesta fue inmediata. Obligó a Felipe Augusto a renunciar a la parte esencial de sus recientes conquistas por medio de un primer tratado llevado a cabo en enero de 1196. Las luchas entre ellos volvieron a reiniciarse y Ricardo invadió Vexin (11971198). Los dos reyes buscaban apoyos, mientras que, Inocencio III, que trataba de poner en pie una nueva cruzada, les obligó a negociar. La situación se arregló de manera súbita: durante el asedio al castillo de Châlus (Lemosín), en 1199, Ricardo fue alcanzado por una flecha muriendo pocos días después, el 6 de abril cuando contaba cuarenta y un años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: